Blog

La danza no se detiene por nada

Al ser parte de un grupo de danza, adaptar esta actividad a la situación actual que atraviesa el mundo ha sido complicado. No podemos salir y reunirnos para realizar nuestros ensayos regulares, teniendo que empezar a ensayar en nuestras casas. Si bien podemos realizar las coreografías sin problemas, es muy notoria la necesidad del trabajo en equipo pues, estas nunca van a lucir igual que cuando se realizaban entre todos, al no hacerlo no se puede transmitir la misma fuerza. Esto nos ha hecho pensar en lo importante que es cada persona dentro del grupo. A pesar de todos bailar lo mismo, el grupo no puede funcionar igual si falta una persona. Entender que, al ser personas diferentes, podemos fortalecernos de los demás para ir mejorando es fundamentos al momento de empezar a bailar en un grupo. Algunos son mejores  con  los  giros,  otros  organizan  los  vestuarios  de  mejor  manera o  son  mejores enseñando a los nuevos integrantes. De esa manera, todos podemos aportar y enseñar a los otros y así cada uno de estos factores nos complementan y nos unen. Por el momento, todos estamos enfocados en estar seguros para que al volver no nos falte nadie, reencontrarnos y pisar de nuevo los escenarios.

¿estás listo?

¡Estás a un paso de ser parte de Diversidades 2020!

Últimos Blogs