Educación

Digitalización, ¿progreso o retroceso en la educación?

Muchos aspectos de nuestra vida se han transformado a lo largo de la pandemia y la educación es uno de ellos. Antes acostumbrábamos a despertarnos temprano, alistarnos y tomar un autobús para ir a la escuela, sin embargo, hoy en día nos preparamos para las clases desde casa, para recibirlas desde nuestra computadora, en modalidad online. Jeaneth Beatriz Yunga y Tania Vera, docentes de dos instituciones educativas de nuestro país que forman parte del programa ProFuturo de Fundación Telefónica y “La Caixa” Foundation, nos relatan cómo se está viviendo la docencia en tiempos de Covid.

El camino de la docencia

Ser docente significa tener vocación y amor por la enseñanza. Jeaneth nos cuenta que la idea de la docencia encajaba con sus planes futuros, ella es madre y trabajar dentro del ámbito académico le daba un poco más de tiempo para dedicarse a su familia, pero luego de su primer contacto con la educación descubrió lo importante de su labor, como con un par de palabras podía cambiar la percepción de todos sus alumnos. Por otro lado, Tania menciona que su camino como docente nace del ejemplo;  tuvo el gusto de recibir clases de la mano de una maestra que para ella fue formidable, una profesora que tocó su corazón, tan fuerte fue este vínculo que sirvió como cimiento para su futuro, este es un claro ejemplo de lo que la buena docencia puede hacer.

Educación en línea: ¿revolución o deshumanización?

La educación que funciona es la educación personalizada, un proceso en el que el docente aprende mientras el alumno imparte y viceversa. Este cambio revolucionario actualmente ha tomado fuerza, ahora es muy común ver a estudiantes ayudando a docentes a manejar las plataformas virtuales, lo que ha establecido un sistema en que la dinámica de poder no tiene cabida. 

“Como seres humanos el acercamiento en primera persona es fundamental, el hecho de poder tocar, sentir y percibir lo cambia todo” - Jeaneth

La actual normalidad no es lo mismo a lo que acostumbramos respecto al estudio; hay una comunicación fluida y más fácil, pero no tan humana. Tania nos recuerda que detrás de cada computadora hay un ser humano, el Colegio Corazón de María, donde trabaja,  no imparte simplemente conocimientos teórico y práctico obligatorio dentro de las aulas, pues en ciertos momentos, la meta académica es implantar valores, principios y afianzar la convivencia sana tanto en las aulas como en casa. Aunque fuera de lo digital todo se vuelve un poco interpersonal; mantener la disciplina virtual es fundamental, pues la tecnología nos basta para ofrecer educación de calidad.

“Detrás de cada computadora hay un ser humano” - Tania 

ProFuturo, un salto hacia la educación del futuro 

ProFuturo es un programa de educación digital impulsado por Fundación Telefónica y “La Caixa” Foundation, que busca reducir la brecha educativa en el mundo, mejorando la calidad de aprendizaje de millones de niños y niñas que viven en entornos vulnerables de Latinoamérica, el Caribe, África y Asia. Este programa ya tiene algunos años apoyando a la educación, y preparando a los docentes y estudiantes para la era digital, para poder enseñar de una manera innovadora en las diferentes asignaturas curriculares.

Desde sus inicios, el programa ProFuturo se centró en la formación a docentes, la dotación de equipamiento tecnológico, el uso de recursos educativos digitales y metodologías de aprendizaje para promover un mayor protagonismo de los niños y niñas en su proceso de aprendizaje. El programa llega directamente a las instituciones, apostando por un mejor futuro de las nuevas generaciones. Aunque, en algunas instituciones públicas es muy complicado contar con estos recursos tecnológicos,  esta iniciativa ha cambiado la vida a muchos estudiantes. En nuestro país, la iniciativa lleva alrededor de 3 años y con el apoyo del ministerio de Educación, ProFuturo ha beneficiado a más de 51.000 niños y niñas directamente, en 670 escuelas a nivel nacional.

¿Tecnología a favor de la educación?

Para conseguir su objetivo de transformar la educación, el programa ProFuturo tiene el compromiso de capacitar a los docentes, tanto en el uso de las nuevas herramientas tecnológicas, como las metodologías de aprendizaje para la modalidad online. Jeanneth nos comenta contenta que realiza prácticas cada 15 días y ha notado que la atención de sus alumnos aumenta. Jugar con la tecnología nos facilita el trabajo en la vida diaria. Los estudiantes tienen en sus manos herramientas que ayudan al desarrollo de su aprendizaje, según comenta la docente. 

El apoyo de ProFuturo trajo un cambio en su modelo de enseñanza y aprendizaje, utilizando estas herramientas no solo en clases sino también desde casa, esto llama mucho la atención de los estudiantes y les permite tener clases dinámicas e interactivas que incluso permite la interacción de los padres, los cuales cumplen un importante rol en la educación de sus hijos. Además este proyecto les permite ahorran recursos, tiempos, digitalizarse e impulsar algunas políticas como la de cero papel. 

Las educación y las aulas del futuro 

El sistema de educación ha sido de los pocos sistemas que no han cambiado ampliamente en su método y praxis, llevamos décadas enseñando y recibiendo clases casi de la misma manera: magistrales acompañadas de evaluaciones continuas que buscan establecer la calidad y claridad de la enseñanza, la cual muchas veces puede ser tan amplia que no puede encasillarse en lo arcaico de la educación.  

Para Jeanneth, la educación del futuro será muy distinta, “ya no será una educación que se quede simplemente en lo que se enseñó y listo, ahora van a querer más”. Actualmente nos hemos adaptado a las clases en línea, pero esto podría ser un problema a futuro, pues los niños ya no van a estar satisfechos con la  educación de antes, la educación del papelote y la tiza líquida.

La visión futurista de Tania por su parte, se fija en la necesidad de vencer la brecha digital, confía en que podremos llegar a una educación de calidad, dejando lo tradicional y comprometiéndonos con una educación totalmente digital; para los docentes es necesario innovar y adaptarse a los cambios para conseguir impartir clases.  

Recomendaciones de los docentes del futuro

Jeanneth recomienda que todos los docentes expandan sus perspectivas, sean más abiertos a la nueva realidad que todos estamos viviendo: un cambio digital. Es indispensable la predisposición para aprender de forma permanente, porque incluso algunos padres de familia no manejan muy bien la tecnología, y el docente debe estar capacitado para instruir tanto a los padres como a hijos. Tania desde su experiencia también nos recomienda siempre estar conscientes de lo que se enseña y los métodos aplicados. “La enseñanza no solo es un trabajo, sino un acto del corazón, pues enseñar con amor es la manera más fácil de que el estudiante aprenda”.

Las nuevas tecnologías son herramientas efectivas para todo ámbito, sin embargo, siempre es necesario saberlas utilizar y sobre todo estar abiertos a los cambios que se nos avecinan después de la pandemia. La clave no solo está en los instrumentos actuales, sino en el optimismo con el que enfrentamos las situaciones. 

Fundación Telefónica Movistar Ecuador siempre trabaja a favor de la educación y los desafíos que esta nos impone a diario, siempre respondiendo a sus necesidades y promoviendo espacios de desarrollo profesional como educativo, tanto para docentes como para estudiantes.  

Si te gustó este blog, no olvides suscribirte a nuestro newsletter, para que estas historias tengan mucho más alcance y podamos inspirarnos con más ideas como las de Jeaneth y Tania. 

Este artículo es posible gracias al apoyo de:
A CERCA DEL AUTOR

TEDxLaFloresta es una organización sin fines de lucro que funciona gracias al apoyo de voluntarios de Latinoamérica unidos bajo el propósito de potenciar ideas para entender y transformar el mundo.

¿estás listo?

¡Estás a un paso de ser parte de Diversidades 2020!