Blog

Aburrimiento, el camino a la extinción o al éxito.

El aburrimiento, es un estado difícil de definir, todos lo experimentamos de diferente manera, es una sensación que nos ha acompañado a algunos seres vivos desde sus orígenes.

El cerebro es una enmarañada red intercomunicada que responde ferozmente a cualquier estímulo: miedo, dolor, hambre, etc., estas sensaciones ayudan a mantenernos ocupados, alejados del tedio.Glenn Lowell, presentó la teoría “Paleoweltschmerz”, donde explica como los dinosaurios se extinguieron por aburrimiento. En la Era Mesozoica, estos seres fueron los más aventajados en la cadena evolutiva, no había otro grupo a la par, por lo que sobrevivir no era una preocupación. Aburridos e intocables y sin nada con qué distraerse,  estos seres iniciaron el camino de la extinción, lo que Lowell denomina weltschmerz, “la apatía causada por la mediocridad del mundo.” El ser humano pre-histórico, al encaminarse a la cúspide evolutiva, pudo haber pasado por lo mismo, pero afortunadamente, el humano fue: perseguido por animales, acosados por enfermedades y nómada sin hogar; rodeados de trabajo, no había mucho tiempo para aburrirse, claro, hasta que llegaba la noche, y la falta de fuego y luz, paralizaba la vida nómada, entonces, la obscuridad de la noche era lo único que danzaba en la red neural humana.El humano moderno es similar, aunque parezca que vivimos rodeados de estímulos intensos, estos solo nos han vuelto insaciables e insensibles. Cada vez necesitamos experiencias más fuertes, peligrosas y continuas para no aburrirnos, pues creemos erróneamente que del aburrimiento nunca se ha conseguido nada.

Nietzsche, menciona que el hastío, es un impulso a lo grandioso, el inicio de un viaje feliz, pues en la búsqueda de un“pinchazo” externo, cambiamos de entorno, creamos nuevos estímulos, nos arriesgamos de nuevo, por eso retomamos las clases de guitarra, empezamos a aprender otro idioma, le escribimos a alguna ex pareja, iniciamos un arriesgado proyecto o simplemente como Don Quijote, abordamos cualquier aventura que parezca divertida.

Ahora, ¿qué ocurre cuando el aburrimiento te invita a experimentar un cambio?, que a la vez transforma al mundo, esto suele suceder, y es más común de lo que parece. Alexander Fleming, decidió alejarse del aburrido entorno de los laboratorios, para iniciar un viaje fuera deLondres, tan desesperado estaba por huir del tedio, que olvidó algunas placas petri abiertas sobre la mesa. Volvió casi después de un mes, observó que el moho había invadido las placas olvidadas, por curiosidad, las observó al microscopio y descubrió que le hongo Penicillium había matado a las bacterias de la muestra, dándole paso a la penicilina. Sí, el aburrimiento puede ser peligroso, pero el saber aburrirse, es un arte, un camino que puede llevarnos al éxito, sea familiar, laboral o personal, pues una persona aburrida, dialoga más, aprende más, se arriesga más y muchas veces hace cosas increíbles. Georges de Mestral, salió a hacer senderismo, por aburrimiento seguramente,  observó como múltiples semillas, ramas y hojas, se pegaban en su pantalón, y pensó, ¿por qué no recrear el mismo proceso con ganchos y fibras?, años después inventa el velcro y pasa a la historia. Mestral y Fleming, seguramente no hubieran salido a dar un paseo si el tedio no hubiera inspirado la búsqueda de nuevos estímulos.

El aburrimiento en el hombre debe ser un estado pasajero, solo un trampolín que lo impulse, de lo contrario, si se vuelve permanente, solo seremos otra especie abriéndose paso en el camino de la extinción.  

 

 

¿estás listo?

¡Estás a un paso de ser parte de Diversidades 2020!

Últimos Blogs